Escapada a Menorca

Se juntó todo, las ganas que tenía de hacer una escapada en moto, un invitación de una vieja amiga, el eterno deseo de volver a Menorca, la posibilidad de encajar a las niñas… y allá nos hemos ido.
Moto de Donostia a Barcelona, subir la moto al barco, unos días por las playas y calas menorquinas y vuelta. Una gozada. Aquí algunas fotos:

La moto cargada y preparada para salir.

Continue reading “Escapada a Menorca”

Un correo desde la historia

Recibo un email. ¿Quién puede ser? Increible. Un compañero de la “mili” que me ha encontrado en internet 22 años después. La “mili”. A quien se lo cuentas ahora es como cuando te hablaban de la guerra de cuba. Una batalla prehistórica. Pero nos tocó.

Dentro de todo, yo tuve suerte. Me tocó ir a Menorca, isla privilegiada.

Recuerdo que mi primera impresión no fue tan positiva. Aterricé en el aeropuerto de San Luis (por terminal tenía una carpa, se ve que estaban en obras), y antes de que me diera tiempo a mirar el paisaje me habían metido en la caja de un camión junto a 3 pelaos como yo. Era noche cerrada pero nos empeñábamos en ver algo del lugar a través del resquicio que dejaba la mal cerrada lona trasera del camión.

Pensábamos que nuestro destino sería Es Castell (entonces Villacarlos), pero el camión nos llevó por una horrible carretera al fuerte (antiguo penal) de La Mola. Para morirse de miedo. Aquello sí que fue Halloween.

 

Recuerdo unos soldados que nos esperaban allá con barba de cinco dias, aspecto terrible… uf! mal presagio. Pero bueno, la cosa finalmente no fue tan mal.

El lugar era increible. El puerto de Mahón es un regalo de la naturaleza, y los doce meses que pasé en la isla fueron casi unas vacaciones para mí, o al menos ese recuerdo me ha quedado.

Pero en lo que destaca la isla es en la calidad de su gente. Gente amable y hospitalaria como en pocos sitios en el mundo. Hice muchos amigos. Amigos en los que hacía mucho no pensaba y que, gracias a tu email, Toni, he recordado.

Estoy en deuda con Menorca.