Concierto en Kishiwada

Ha sido muy emocionante el concierto en Kishiwada. Por un lado, hacía ya algún tiempo que no dirigía un coro de niños. Y siempre lo he pensado, el coro de niños, cuando suena bien, es el más hermoso de los instrumentos.

Foto con el director del coro, pianista y staff

Por otro lado, no es fácil llegar a un coro que ha trabajado las obras con un director durante meses, y ponerte a dirigir sin más. Hay un proceso de adaptación coro-director, que tanto yo, como el director titular del coro temíamos. Pero todo ha resultado muy fácil.

El coro estaba impresionantemente bien trabajado por su director Matsuo-sensei, y los niños se adaptaron rápidamente a lo que yo les pedía. La ayuda de la pianista Mayumi Sano fue muy importante. Gracias a los dos.

Las obras que programé han funcionado muy bien. A los niños les ha gustado mucho la música de Junkal Guerrero, de Eva Ugalde, de Xabier Sarasola o de David Azurza. Pero también la de Guridi o Garbizu.

Nos han agasajado hasta un límite increible. Todos han sido muy amables y atentos con nosotros. Muchas gracias.

Volver a Japón

Es una sensación fantástica. Volver a Japón. Es un país tan particular, tan especial. Resulta muy difícil no enamorarte de él. Después de las giras de 1992, 1995, 1997 y 2002, esta vez me toca ir sin coro. Con la compañía de Laura que visitará por primera vez Japón. Seguro que muchas cosas han cambiado desde mi última visita y mi manera de mirarlas también, seguro.

Muchas ganas de encontrar a mi amigo Sakai, de cenar en esos restaurantes escondidos en las callejuelas más oscuras de Tokio…

Esta vez voy sin coro, pero no dejaré de hacer un concierto. El Coro de Jóvenes de la ciudad de Kishiwada celebra el 30 aniversario de su fundación, y  organizan un concierto especial en el que han tenido el detallazo de invitarme a dirigirlo. Me siento muy honrado y agradecido.

Para la ocasión he preparado un programa de música vasca con obras de Eva Ugalde, David Azurza, Junkal Guerrero, Xabier Sarasola… y otros más clásicos como Jesús Guridi o Tomás Garbizu. Espero que guste a los japoneses!

Seguro que echaré de menos a mucha gente con la que he compartido intensas vivencias sobre los escenarios japoneses. Os tendré presentes.